octubre 20, 2008

Veganismo


El veganismo es un estilo de vida que se abstiene por completo del uso o consumo de productos de origen animal. En la práctica, esto se traduce en una dieta vegetariana estricta, sin ningún tipo de carnes (incluyendo pollo y pescado) ni alimentos derivados de animales, como leche, huevos, miel o gelatina. todo esto con el fin de practicar y fomentar el abolicionismo.

Ademas de una dieta libre de crueldad animal, los veganos renuncian a vestirse con tejidos de origen animal, como la lana y el cuero, y a usar cosméticos y medicamentos que hayan precisado de experimentación animal para su elaboración.

La actitud de los veganos suele derivarse de un posicionamiento moral que rechaza el especismo y la explotación animal y está a favor de los derechos animales. Otras razones para volverse vegano son las preocupaciones medioambientales, de salud o motivos religiosos.

LOS ANIMALES


La mayoría de los animales que se crían para satisfacer la demanda de carne, leche y huevos provienen de explotaciones intensivas donde no se respetan sus necesidades más básicas ni sus derechos como seres vivos, sufriendo mutilaciones, privados de libertad y malos tratos en unas condiciones deplorables de hacinamiento total para obtener de ellos el máximo rendimiento posible. Los veganos no utlilizan ningún producto de origen animal, ya sea en alimento como en vestimenta. Tampoco colaboran en visitar circos ni espectáculos donde degradan y torturan animales ni zoos, un lugar con ánimo de lucro para algunos y que sirve únicamente para mostrar los animales que existen sin importar su estado psícológico, hay que recordar que son salvages. Es una filosofia de respeto hacia otros animales.

EL MEDIO AMBIENTE


Una parte de los problemas medioambientales y sociales que afronta la humanidad están relacionados con la cría de 1.300 millones de animales en explotaciones ganaderas que ocupan casi el 24% de toda la masa terrestre del planeta. La destrucción de millones de hectáreas de bosque virgen tropical en América Central y América del Sur, para aumentar el área de pastizales, está provocando la desaparición de especies enteras de plantas, así corno docenas de especies de pájaros, mamíferos y reptiles. Las técnicas empleadas por la ganadería intensiva causan la pérdida irreparable de la capa fértil del suelo. Mientras el
hambre mata a millones de personas por carecer de los cereales que se dedican para alimentar al ganado, otros tantos mueren a causa de las enfermedades que se generan con el consumo de carne de animales alimentados a base de cereales. La práctica del veganismo es la forma más directa de colaborar a proteger el medio ambiente; siguiendo una dieta vegana, por ejemplo, gastamos menos del 10% del agua necesaria para alimentar a alguien que se alimente de carne.

LA SALUD

El consumo de grasa y proteína animal sobrecarga la función renal y es perjudicial para nuestro aparato circulatorio. Una alimentación a base de carne, pescado, huevos y leche incide negativamente sobre nuestra salud, favoreciendo el desarrollo de enfermedades de origen nutricional como la arteriosclerosis, la hipertensión, el cáncer, la osteoporosis, la diabetes y las enfermedades del corazón. Mientras que una dieta basada en el consumo de fruta, vegetales, cereales y legumbres, rica en fibra y elementos nutritivos, es ideal para mantener limpio nuestro organismo y nuestras arterias, pudiendo obtener así la cantidad adecuada de grasas y proteínas sin preocuparnos por el colesterol, que sólo se encuentra en los productos de origen animal. La leche de vaca contiene la proporción ideal de grasa y proteínas para los terneros, sin embargo, no es un alimento adecuado para el ser humano.

QUE ALIMENTOS FORMAN PARTE DE LA DIETA VEGANA?

Además de las frutas frescas y los vegetales, un régimen vegano puede incluir una gran variedad de platos preparados a base de cereales, pastas alimenticias, pan, patatas, legumbres (judías, garbanzos, lentejas, guisantes, etc.), arroz, semillas y frutos oleaginosos, germinados de legumbres y semillas, frutos secos, crema de almendras, cacahuetes, anacardos, etcétera; leche de soja, tofu, tempeh o análogos, a base de proteína vegetal texturizada, que aportan los elementos necesarios para satisfacer los paladares más exigentes y cubrir ampliamente todas nuestras necesidades nutritivas.